lunes, 11 de noviembre de 2013

Breve Historia del Socialismo VIII (final): El socialismo del siglo XXI


Estatua de Hugo Chavez en Bolivia 2013
breve historia del socialismo VII

En Venezuela, en diciembre de 1998 gana las elecciones presidenciales Hugo Chávez, su bandera política era una Asamblea Nacional Constituyente que redactaría una nueva Constitución con el objeto de Refundar la República. Mediante dicha constitución, aprobada en referendo dos años después se cambio la estructura del Estado, se alargo el Periodo Presidencial un año y se instauro la posibilidad de reelección inmediata, entre otros cambios.

Para ese entonces Hugo Chávez negaba reiterativamente ser socialista, hasta que en el año 2005 en el V Foro Social Mundial, mencionó por primera vez "El socialismo del siglo XXI". En ese mismo año comenzó una política de expropiación de tierras, luego comenzaron las expropiaciones masivas de empresas: cementeras, de servicios, del sector de hidrocarburos, de alimentos.

Así mismo declara que es socialista, que "antes había sido ingenuo creyendo que con el capitalismo y la burguesía se puede negociar, después de mucho reflexionar estoy convencido de que el Socialismo es el único camino, el capitalismo conduce al infierno".

Durante toda la primera década del siglo XXI, el "Socialismo del siglo XXI" se extendió por latinoamerica, se sucedieron los triunfos de Lula en Brasil, Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua, Manuel Zelaya en Honduras, la era de los "K" en Argentina.

Esta ha sido la última mutación del Socialismo, prometiendo lo mismo que el socialismo del siglo XX. La falta de definición doctrinal de este "nuevo" socialismo y sus diferentes formas de implementación política en cada país, no nos deja sin la posibilidad de sacar algunas características:  Cambio de la institucionalidad para concentrar poder en la presidencia de la república, el control económico del país, tanto de divisas como expropiación de empresas y creación de otras nuevas empresas del Estado, culto a la personalidad, control de los medios de comunicación, fuerte política de gasto público; en general, todo puede resumirse en restricción de libertades.

El socialismo del siglo XXI no es más que el mismo del siglo XX. A lo largo de estos 8 artículos hemos descrito muy superficialmente la historia del Socialismo en los últimos dos siglos, sin embargo no lo hemos definido.

Si vamos al Manifiesto comunista nos encontramos con que "Así entendido, pueden los comunistas resumir su pensamiento en esa frase: abolición de la propiedad privada"

Según Wikipedia: "El socialismo es el control por parte de la sociedad, organizada con todos sus integrantes, tanto de los medios de producción y comunicación como de las diferentes fuerzas de trabajo aplicadas en las mismas". Esta definición es bastante similar a la de Ludwing von Mises en el prefacio a la segunda edición en alemán de su libro Socialismo "El socialismo significa el paso de los medios de producción desde la propiedad privada a la propiedad de la sociedad organizada, el Estado".

¿Y el comunismo?: Mises aclara que "El término «comunismo» no significa otra cosa que «socialismo». ... Unos y otros persiguen la socialización de los medios de producción."

Efectivamente, en la actualidad y en el ámbito político, el comunismo y el socialismo tienen nulas diferencias. Lo fundamental en ambos es que El Estado sea el propietario de todos los medios de producción y, por tanto, el director de la producción y economía en general. Partiendo de esta premisa, se define como socialista a toda doctrina o movimiento que aboga por la implantación de un estado socialista. En definitiva, es la agresión del Estado a sus ciudadanos.


domingo, 10 de noviembre de 2013

Lo inmoral del estatismo

Ayer el Presidente Maduro hizo un llamado al asalto de una red de tiendas de electrodomésticos porque según estaban vendiendo a precios de especulación, como no podía ser de otra forma, hoy se han producido saqueos en las tiendas DAKA, IVOO, JVC y Pablo Electronics (seguramente en más pero no tengo constancia) que son las principales vendedoras de electrodomésticos del país.

Existen en esta acción varios fallos, procedo a desarrollar las ideas separadamente:

1) El precio no lo pone el empresario a voluntad: La justificación primera ha sido que los precios son abusivos. En la lógica socialista no se entiende que el precio de un producto se asigna dinámicamente debido al intercambio, es decir, los procesos de compra-venta. Si los consumidores están comprando a ese precio es porque consideran que lo que pagan  por el producto es inferior al producto mismo, tomemos como ejemplo un TV a Bs. 500.000. En el caso de que los compradores consideren que los 500 mil bolívares son más valiosos que el TV sencillamente no lo compraran, con lo cual forzaran al vendedor a bajar el precio. Si por el contrario los consumidores se vuelcan en masa a  comprar los TVs, el vendedor buscará hacerse con más TVs y les aumentará su precio, esto es lo que los economistas llaman "Ley de oferta y demanda". Así como la cantidad y acción de los compradores también está la de los vendedores, si existen muy pocos y la cantidad de productos ofrecidos es muy baja, estos tenderán a elevar los precios ya que los consumidores no tienen donde proveerse de esos productos.

Supongamos, dando la razón al Gobierno, que los precios son abusivos, lo primero que reconoceremos es que son unos ineptos, puesto que llevan 15 años en el poder y no han podido eliminar ese poder de los vendedores de electrodomésticos. Pero en todo caso, si esto es así, la solución está en bajar los impuestos, las regulaciones y mantener un marco legal respetuoso de los derechos de propiedad para que más personas inviertan y se fomente la competencia entre ellos. La única solución que tendrán para sobrevivir en el mercado será proveer de mejores productos y a menor precio para satisfacer a los clientes.

2) De la inmoralidad de controlar la economía: El controlar la economía no solo es ineficiente, sino además inmoral. Los países más prósperos tienen los mayores índices de libertad económica. El Estado venezolano, controla los hidrocarburos, los alimentos, materiales de construcciones, subsuelo, moneda, cambio de divisas, ventas online, carros, motos, viviendas, centros comerciales y no funciona! Simplemente no funciona porque es imposible que el Gobierno sepa cuanto se necesita de cada rubro. Los únicos que saben cuánto producir y cuando son los productores privados, recibiendo la demanda de los consumidores. Esta información de cuanto, como y donde producir no puede ser controlada desde un Ministerio, la misma razón por la cual la fijación de precios no funciona.

Pero lo más importante del control económico por parte del gobierno es que ES INMORAL. La libertad económica es una libertad civil, porque la economía se constituye en las acciones que las personas realizan con su propiedad. No hay ninguna razón moral por la cual el gobierno deba decirme a mí a qué precio puedo vender mi bicicleta, mi ropa o lo que me dé la gana.

3) El robo institucionalizado: Lo peor de este gobierno no es el empobrecimiento material que realizan al país a través de la inflación, la corrupción, la regaladera a Cuba etc. Lo peor es el empobrecimiento moral de los ciudadanos. La llamada del propio Presidente de la República a "vaciar los anaqueles" es un muestra de la degeneración moral y violación flagrante de los principios básicos del derecho que ha llevado milenios construir por parte de la humanidad. El Gobierno debe ser el garante de la paz, el garante de la Ley, si el gobierno es quien fomenta el robo ya no hay nada que hacer, el deterioro social es inevitable.


Una vez se justifica el robo, se alienta y defiende dicho acto, los propios funcionarios de Policía, de la Guardia Nacional y por su puesto los ciudadanos roban y se sienten felices de ello (vean la cara de la señora). Todo esto sucede, simplemente porque en Venezuela no confiamos en la libertad de los seres humanos, la mayoría de las personas creen que se necesita un gobierno porque si no nos mataríamos entre nosotros; peor aún, se cree que la riqueza debe repartirse. Para repartir la riqueza, necesario es robar. Pues en eso estamos.